El Che nació de la transgresión

Por Williamluncast, 12 de junio de 2018

Ernesto fue el hijo de la libertad de elección por encima de los convencionalismos, pues muchas personas en el lugar de su madre y padre hubieran sucumbido, por partida doble, al ostracismo de las  pasiones de sus cuerpos y espíritus -comunes a todas las épocas y lugares- y a la sociedad conservadora que siempre maniata la libertad individual de las personas.

Yo quiero asumir, lo que afirma Julia Constanza, biógrafa de la madre de Che; que éste no nació en junio, sino en mayo, tal como le susurró un día Celia a la periodista en uno de esos encuentros donde descubrió su vida; y que la progenitora fue, a contrapelo de lo que siempre se infirió, la persona que más influyó en el carácter y convicciones de Che.

Parece que de las relaciones sexuales inequívocamente trasgresoras para la época, -señorita soltera, huérfana de padre y madre, criada por mujeres con conceptos morales más estrictos y perteneciente a la aristocracia de la sociedad argentina- su madre Celia salió embarazada antes de contraer nupcias el 10 de diciembre de 1928.

Quiero quedarme con esa historia, no solo porque parece bastante verídica al decir de biografías muy serias de esta familia, sino también porque revela la personalidad atractiva y revolucionaria de Celia, que a pesar de ser hija de una clase y época conservadora, supo reconvertirse en lo que hoy consideraríamos como una feminista de vanguardia.

La chica sabía cómo subvertir todos los órdenes sociales: desinhibida, libre en la sexualidad –lo que no quiere decir que inhumana para con su familia más cercana, y por ello la guarda de la forma- con su melena y faldas cortas, el hábito de fumar, hacer ejercicios, ocupar espacios  restringidos socialmente para los hombres y, sobre todo, educar a su hijo enfermizo de tal manera que no se considerara nunca un incapaz y pudiera ser y hacer lo que cualquier persona.

Recuerdo que cuando era chico se estigmatizaba un tanto a los “sietemesinos”, sin conocer a ciencia cierta el sustrato verdadero que ello tenía implícito, que no era otro que el prejuicio y la doble moral de una sociedad que condenaba las relaciones sexuales prematrimoniales.

En este caso la idea de que los padres de Che tuvieron relaciones sexuales antes de casarse y que incluso, el hecho de estar embarazada Celia antes de esa fecha fue motivo esencial para que se casaran y más que eso, para que diera a luz al niño en Rosario, en tanto para no molestar demasiado se inventaron aquello de que no daba tiempo para llegar a Buenos Aires.

Toda esa teoría relativa a que Che nació realmente el 14 de mayo, y no un mes después, lo que era necesario hacer notar para que pudiera, al menos, clasificar en la categoría de “sietemesinos”, lo que sustentan también otros autores muy respetuosos con la vida de Che y su familia, es muy creíble; porque hay un antes y un después del hecho que se integra perfectamente a esta misma historia.

Si antes la madre y el padre no acataron completamente las reglas de la sociedad, con el chico tampoco lo hicieron, porque los dos se integraron al cuidado particular y privilegiado del niño y la madre en particular hizo todo lo contrario a lo que comúnmente se estilaba; o sea, facilitó y apoyó al niño Ernesto para que no se aislara, sino que jugara, se divirtiera, se exigiera e hiciera lo que quería, incluso si ello provocaba más ataques de asma.

La idea era que el niño creciera en un ambiente de libertad, -de hecho y de pensamiento- e impusiera sus propias metas; a lo que contribuyó también y en mucho, el ambiente que veía en su casa, el modo en que madre y padre se relacionaban entre ellos y con toda su descendencia y la propia manera en que la familia, y sobre todo la madre, moldeaba los rasgos de libertad, honestidad y decisión; todo lo cual obró de muchos modos en la hechura de la personalidad y el pensamiento de Che.

Por obra de la casualidad, también la fecha en que generalmente se conmemora la muerte física de Che no es la del día en que fue asesinado, y no podía ser de otra manera para este hombre con una vida tan singular que,  antes de ser conocido verdaderamente o a pesar de ello, se convirtió en un ícono de la juventud mundial y de quienes se rebelaron contra cualquier opresión, sea social o personal, o que asumieron alguna causa por un gran objetivo o solo por simple rebeldía.

Nació Che de un acto de amor y entrega, de verdad y belleza, y de un incuestionable apego a la sinceridad de los cuerpos y las almas que se aman en un momento, desechando los gemidos de una sociedad que enclaustraban la libertad plena; tal como el oportuno canto que convirtió en leyenda  su propia vida.

Williamluncast/William Luncast/William Luna Castro/Guillermo Luna Castro/Paripé/Unión de historiadores de Cuba –Unhic-/Universidad José Martí de Sancti Spíritus –Uniss-

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s