La Helms-Burton de Trumps vs Cuba

Por William Luncast

No era un acto más -se transpiraba respeto incluso en los estudiantes que no son adictos a los eventos formales, menos a los paneles públicos sin redes sociales- este donde tres profesores de la Universidad de Sancti Spíritus, dos de ellos de la Unión de Historiadores de Cuba (Unhic), aupados doblemente por José Martí –nombre y espíritu supremo estaban allí- conversaron sobre lo que representa la activación por Donald Trumps del título III de la ley Helms-Burton para la nación y el pueblo cubano todo.

Era una Audiencia Pública y como tal el pueblo revestido del poder de refrendar apoyo denodado o rechazo directo a cualquier posición que se le exponga como cierta desde razonamientos o criterios diversos y que implica, de por sí, una toma de posición, silenciosa e introspectiva por demás después de que cada cual salga de allí con sus cargas a cuesta, cuando la sencilla solemnidad del acto deje de hacerse presente.

Participantes de privilegios tuvo ese parlamento -realizado este 20 de mayo de 2019- estando al frente la Primera Secretaria del Partido en la provincia de Sancti Spíritus, Deivy Pérez Martín, junto a otros dirigentes del partido y gobierno y la siempre agradable presencia de la Rectora de este alto centro de estudios, Doctora Naima Trujillo Barreto y su cuerpo de dirección.

Como panelistas autorizados el Doctor en Ciencias Ramón Reigosa Lorenzo, presidente de la Unión de Historiadores de Cuba en la provincia de Sancti Spíritus,  el Máster Guillermo Luna Castro, presidente de esa organización en esta universidad, ambos profesores de historia de Cuba y el Licenciado en Derecho Ihovany Reyes Castro,  quienes disertaron sobre los antecedentes históricos, su contenido, trascendencia y otros tópicos relativos a esta ley, para aportar argumentos sobre los cuales se pudiera refrendar mejor los criterios públicos desde el pensamiento propio.

Como se hizo esta audiencia este día tan señalado, donde se conmemora un aniversario más del inicio de la república en Cuba, el Doctor Reigosa en su intervención introductoria planteó que este momento es importante, como otros que se están desarrollando en todas partes de nuestro territorio, donde las personas están exponiendo un grupo importante de razones, pues en la universidad existe un mundo académico de estudiantes y profesores que tiene libertad para enriquecer todo lo que se diga aquí.

Expuso que estas reflexiones que se expondrán han tenido su impronta ya en el programa “Miradas reflexivas de jueves”, del canal CentroVisión; donde se expusieron elementos  muy importantes, porque pudieron pulsar lo que el pueblo está planteando, o algunas de sus dudas o inquietudes y además en lo diagnosticado en estos días previos por el Observatorio Social de esta universidad sobre las inquietudes, preocupaciones principales o lo que quieren saber sobre esta ley y lo que de ella se reactivó en estos día, todos sus trabajadores y estudiantes.

Fueron muchas las interrogantes y si bien todas no se van a contestar ahora, por obvias razones, -aseguraba el panelista- sí se han hecho compendios temáticos de las mismas que se tratarán de atender ahora o en el Foro debate que en el sitio web de la universidad se va a abrir de inmediato para continuar efectivamente con esta audiencia en ese escenario, donde estos especialistas y otros muchos conversarán y atenderán cualquier duda o debatirán cualquier idea que se quiera expresar por nuestro público.

En esta parte inicial –y con la premisa de que estas fechas no podían pasar inadvertidas, sobre todo la de ayer y también porque era el vínculo necesario José Martí y Audiencia Pública- la primera pregunta que se le hizo al profesor Guillermo, por demás un martiano apasionado, inquiría sobre cómo se puede relacionar el pensamiento antiimperialista del héroe de Dos Ríos con el proceso de enfrentamiento a la ley que nuestro pueblo está desarrollando en la actualidad, y la respuesta fue canal por donde transitó a posteriori, toda la exposición y respuesta pública.

Afirmó el profesor, de manera explícita: “Martí es el Apóstol de Cuba y es por demás el Apóstol de la independencia de Cuba y esa palabra es clave. No se trata, desde mi punto de vista y respeto los demás, pero en este caso, a pesar de otras circunstancias y de que al mismo tiempo es una lucha de ideologías, no se trata de ello, sino de una lucha de posiciones: del arribismo contra la independencia, sin lugar a dudas”.

“Lo que quería Obama era otra cosa, pues planteaba una lucha de ideologías entre el capitalismo y el socialismo. Todos los presidentes norteamericanos han querido y quieren exactamente lo mismo, destruir la revolución, lo que ha cambiado son los métodos y creo que Martí puede ser el punto neurálgico de la unidad del pueblo cubano”.

“Muchas veces se desarrollan políticas desde los Estados Unidos y el efecto es todo lo contrario. Creo que es un momento de unidad, porque esta ley puede atacar y ataca de hecho a cualquier sector, ideología, a cualquier persona, piense como piense y a cualquier generación y cuando eso sucede, la unidad es la única solución y Martí puede ser ese símbolo de unidad”.

“Lo que representa la ley es, sin lugar a dudas, todo lo contrario a la concepción de Martí, no solo  en lo referido a su antiimperialismo, sino en su concepción personal. Martí jamás admitió que le pusieran un pie encima –perdónenme las palabras así dichas, o no me perdonen- pero no aceptaba ninguna acción que le frenara su pensamiento, que le limitara sus pensamientos o su libertad y esta ley lo hace, precisamente, con los cubanos”

“Fue una de las personas que –dicen los propios estudiosos norteamericanos que Martí fue el que más conoció a los Estados Unidos e incluso hay teóricos norteamericanos que dicen que era una pensador norteamericano- descubrió la esencia y la profundidad enorme de la sociedad norteamericana.”

“El otro día, en las redes sociales, -pienso muy particularmente que ese es un punto fundamental donde debe desarrollarse esta batalla- hubo un comentario a partir de una frase de Martí –yo estoy en contra de la utilización de las frases de Martí sin contexto alguno- con respecto a Estados Unidos escrita cuando prácticamente él acababa de llegar allá y por supuesto que pensaba que era una sociedad maravillosa, pero allí se quedó todo y de aquí, de la propia universidad le contestaron muy bien, con conocimiento de causa de la historia, sin gritería, con el apasionamiento de los argumentos y de las ideas, que es donde yo asumo deba desarrollarse esta lucha”.

“Martí representa la posibilidad de sustentar un sistema de pensamiento. Jamás impuso su criterio, sino que argumentó. Jamás aplastó a nadie, jamás dijo yo no estoy de acuerdo contigo y se quedó en esa idea, jamás consideró hablar con un pensamiento extremo sobre algo. Cuando se estudia, por ejemplo, el texto La verdad sobre los Estados Unidos, se sabe esencialmente que busca el equilibrio, siempre el sempiterno equilibrio en la obra de Martí, para determinar lo bueno y lo malo, para descubrir la esencia y tratar de acercarse en la medida de lo posible a la verdad, a esa verdad que muchas veces se nos oculta”.

“Creo, sinceramente, es la persona idónea y no traído por la fuerza, porque a Martí jamás se le puede traer por la fuerza a los momento actuales, pero es la persona absolutamente idónea, la que puede calibrar todo el sentimiento de la nación cubana, de todas las personas estén donde estén, pero que de cualquier manera tengan el sentido común de aquello que para Martí era  básico”.

“A Martí no le importaba como tú pensabas, qué tú eras, como tú te proyectabas; pero sí era absolutamente esencial, dentro de su concepción, que amaras a Cuba y pienso que siendo esta una lucha de los que aman a Cuba, estén donde estén, podemos considerar a Martí como un faro ineludible para luchar contra esta fratricida ley”.

Con ello prácticamente se dio paso a esta Audiencia Pública, pero todavía el doctor Reigosa debía hacer otra acotación, ésta referida al 20 de mayo de 1902, “un día histórico porque en esta fecha se estableció la república, no la que soñó Martí, desgraciadamente, pero sí fue la república por la se luchó durante más de treinta años, siendo nuestra república”.

Hablando de conciliaciones afirmó que “nosotros tampoco podemos dejar sin conmemorar esa fecha. Otros han tratado de manipular la fecha y de festejarla no con los fines que nosotros lo vamos a hacer. Pensemos en Máximo Gómez y en cuantos patriotas lucharon durante tanto tiempo en este país: ¿qué sensación tuvieron que sentir ellos cuando vieron arriarse la bandera norteamericana e izaron nuestra bandera? Si fuera solo por eso, tendríamos que festejar el 20 de mayo. Nos quitamos esa otra bandera, al menos de que estuviera ondeando oficialmente al lado de la nuestra”.

Y acotó finalmente que “la república nació lastrada por la Enmienda Platt y atada al carro del imperialismo y durante tanto tiempo nos gobernaron y nos consideraron su traspatio natural, tanto es así que después del triunfo de la revolución no nos han dejado en paz ni un minuto, porque no aceptan bajo ningún concepto nuestra independencia y soberanía y en ese marco, está la aprobación en 1996 de esta ley Helms-Burton”.

A partir de este momento, los panelistas fueron disertando sobre diferentes tópicos de la ley, el primero de los cuales fue el recordatorio de las nacionalizaciones que se produjeron en Cuba al inicio de la revolución y las leyes que las sustentaron, para lo cual, a solicitud del Dr. Reigosa, el profesor Guillermo Luna expuso estas ideas básicas:

  • Este es un proceso relativamente complejo, que no se imparte en la escuela cubana como debería.
  • Si hablamos del sistema de leyes relacionadas con las nacionalizaciones la primera que hay que considerar es la Constitución del 40, porque recogía en su cuerpo, por ejemplo, la proscripción del latifundio. Esa es la base, y eso no fue inventado por la revolución.
  • Cuando triunfa la revolución La Ley Fundamental de 7 de febrero de 1959 es esencial, que se convirtió en la constitución cubana hasta 1976; la que toma como base, esencialmente, la propia Constitución del 40 con las adecuaciones pertinentes en el contexto aquel, por ejemplo una de esas disquisiciones es la que posibilitaba el pago de las indemnizaciones por nacionalizaciones no en efectivo ni de manera previa, sino en otras formas de pago y bajo otras condiciones, como intentó hacer posteriormente.
  • La Ley de Reforma Agraria de 17 de mayo de 1959 fue fundamental sin dudas, pues era la más radical de este proceso hasta entonces, porque limitaba y daba un golpe fundamental a la propiedad privada agraria de la burguesía nacional y extranjera, sobre todo a ésta, y proscribía la posibilidad de que los extranjeros pudieran adquirir este tipo de propiedades y de hecho, el propio latifundio.
  • Esa es una ley importantísima, además, considerando la manera en que se conformó el dominio de la propiedad norteamericana en Cuba y particularmente de la tierra, lo que fue favorecido por privilegios competitivos absolutos surgidos en las dos ocupaciones del país por Estados Unidos y al sistema de leyes impuesto en toda la república, como la propia Enmienda Platt o los Tratados de Reciprocidad Comercial que abrieron el camino aun más para que esa propiedad no tuviera competencia nunca.
  • Otra ley es la 851 y sus respectivas resoluciones 1, 2 y 3, todas emitidas consecutivamente una en cada mes entre julio y octubre de 1960, todo lo que permitió la nacionalización de las propiedades norteamericanas.
  • Sin embargo hay que considerar que, incluso antes de la Ley de Reforma Agraria ya en Cuba se había repartido tierras y entregado títulos de propiedad sobre ellas, como sucedió, por ejemplo en febrero en la Sierra Maestra y en marzo en Pinar del Rio, a partir aquí de una confiscación realizada a una compañía norteamericana.
  • Igualmente hay tres modos en que todo ello se desarrolló y que no necesariamente tenían que ver con las propiedades norteamericanas, sino con las de la burguesía nacional cubana, base misma de la primera emigración hacia los Estados Unidos y, consecuentemente, de la ley Helms-Burton y ahora de la rémora para aplicar el título III de la misma.
  • Uno de ellos es el proceso de intervención que se siguió, que muchas veces derivó en confiscaciones o nacionalizaciones. Mediante las intervenciones se controlaron empresas de diferentes tipos para investigarlas, operarlas o controlarlas, o una combinación de ellas.
  • Las confiscaciones fueron mayores de las que se suponen corrientemente, y ello es muy importante a la luz de la ley Helms-Burton, porque implican que nunca se devolvió ni un centavo por esas propiedades, y abarcaron en los primeros meses de 1959 y posteriormente porcientos muy importantes de la tierra cultivable y de la industria azucarera, que al no ser indemnizadas, se convirtieron en cardo de cultivo para posiciones que llevaron al surgimiento de esta ley.
  • Y lo otro fue el propio proceso de nacionalizaciones que como tal tenían un sistema de compensación muy distinto al de la Ley de Reforma Agraria, lo que fue impulsado por el propio contexto histórico que se vivió en ese período.
  • En síntesis, los afectados sobre todo por confiscaciones y también por supuesto por la ley de Reforma Agraria y las leyes 890 y 891 de 1960 que nacionalizaba la propiedad burguesa cubana, se constituyeron en la base social para la creación de los lobbys contrarrevolucionarios más consolidados –liderada por la extrema derecha cubano-americana- de donde surge todo ese proceso histórico sobre el que se construyó la propia Helms-Burton

El Doctor Reigosa acentuó, seguidamente, que esos términos de confiscación y nacionalización son muy manipulados en la ley, pero fueron procesos legales, e incluso se creó el Ministerio de Bienes Malversados, para asumir aquellas propiedades que se confiscaron, sobre todo, porque habían sido malversadas u obtenido de manera ilegal, lo que está probado, aunque hay otras de las que ya se ha hablado que igual no llevaron una compensación.

En este sentido le pregunta directamente al jurista si esto es así, si tal manipulación de estos conceptos se produce en la Ley Helms-Burton, a lo que el licenciado Ihosvany responde con enjundia como se resume:

  • La ley habla de confiscación, no de nacionalización, aunque ya esto internacionalmente no se discute. (este punto hay que aclararlo en algún momento, porque si bien es cierto, sería oportuno determinar las causas reales, y manipuladoras, por las cuales se utiliza un concepto y no el otro)[1].
  • Lo que se nacionaliza son bienes que se van a poner en servicio público, por lo que al hacerlo no se va directamente sobre el bien, sino sobre las actividades nacionalizadas, la tierra, los centrales azucareros, industrias, etc., o sea no se va sobre la propiedad del bien, sino sobre la actividad que se realiza.
  • Cuba no crea este método. Después de la Segunda Guerra Mundial países capitalistas y socialistas llevaron a cabo múltiples nacionalizaciones (¿y antes no?, seguramente sí, pero él trata de ponernos un ejemplo más “actual[2])
  • Existe también la expropiación, que no es confiscación. –otro término discutible para después[3]– Aquí no se va sobre una actividad, sino sobre un bien específico, por ejemplo, una industria o una tienda, dos caballerías de tierras en particular, aunque se mantiene la regla de que deban destinarse esos bienes a uso común y que hay que indemnizar siempre, porque en cuanto a la nacionalización hay teóricos que plantean que no necesariamente hay que hacerlo, aunque en ambos casos en Cuba se tomó la decisión de indemnizar.
  • En este sentido está el ejemplo de la compañía Bacardí, cuyas propiedades ellos reclamaron no por el proceso de nacionalización, sino por la utilización de la marca.
  • En lo referido a la activación del título III de la ley Helms-Burton Estados Unidos se enfrenta a dos problemas, uno hacia lo externo porque automáticamente se deben activar las leyes antídotos asumidas desde el propio año 1996 por la Comunidad Europea, Canadá, México y la propia Cuba, con la Ley 80, todas las cuales asumen la extraterritorialidad de la ley en esos territorios y en consecuencia protege a sus empresas en los tribunales de esos territorios y
  • hacia lo interno, porque el sistema legal norteamericano no se basa precisamente en la ley escrita, sino en el precedente judicial, lo que implica asumir la voluntad del juez al interpretar la ley y en este sentido, por ejemplo, hay que considerar ya un precedente como en el caso de “Sabatino” donde ante un requerimiento del Banco Nacional de Cuba por embarque se azúcares, en medio del proceso de nacionalización, la empresa que pagaba no sabía a quién hacerlo, y el Tribunal Supremo de EEUU decidió que este proceso de nacionalizaciones estaba acorde con el derecho internacional, apoyando la tesis legal cubana, con lo que impuso un referente legislativo dentro de Estados Unidos.

El presidente del panel retoma la palabra para acentuar estas ideas:

  • Una de las cosas que se siguen afirmando es que Cuba no pagó las propiedades norteamericanas nacionalizadas, sin embargo Cuba sí indemnizó a todas las empresas nacionalizadas, salvo las propiedades norteamericanas porque no hicieron las reclamaciones correspondientes.
  • Incluso la ley de Reforma Agraria asumía un sistema de compensación muy adecuado en ese contexto histórico, comparativamente muy por encima de otros procesos similares y de acuerdo a la práctica internacional.

Pregunta al profesor Guillermo, entonces, en qué contexto histórico aparece esta ley, y al profesor le pareció oportuno referirse en un primer momento, a cómo se “construyó” esa ley planteando que fue creada sobre la base de múltiples intereses particulares que se unieron en un momento determinado. Por ejemplo:

  • Jessy Helms asume la presidencia del Comité de Relaciones Exteriores del Senado y se impuso revertir en algo la política internacional del presidente Clinton con los famosos 10 puntos, uno de los cuales consideraba a Cuba, y ya presenta su primer intento legal en febrero de 1995, apenas unos días después de haber asumido su cargo.
  • Éste contacta con Dan Fisk que era un abogado que estaba construyendo también su carrera, quien a su vez acude a representantes del ala más dura y recalcitrante de los cubano- americanos en el Congreso o que defendían los criterios de la extrema derecha de esa comunidad, siendo ellos líderes de la misma, como Ileana Ros-Lehtinen, Lincoln Díaz-Balart, Bob Menéndez, Robert Torricelli y otros que tenían un proyecto de ley hace tiempo para ahogar más a Cuba y destruir su proceso, los que al mismo tiempo estaban ligados a las firmas de abogados de New York, Miami y otros lugares que representaban los intereses precisamente de los propietarios cubanos cuyas empresas y activos habían sido confiscadas o nacionalizadas.
  • No por gusto se mencionó a Bacardí, quien no tiene su firma ni en Cuba ni en Estados Unidos, sino en Bermudas, pero no solo tiene intereses que fueron nacionalizados, sino que asumió otros, por los que entró en un proceso para registrar la marca de Havana Club durante 20 años, marca que no es suya, pero que la administra, por lo que interesa tener el control de sus marcas y activos a partir de una ley que las protegiera siempre en todas las circunstancias. ¿De qué manera mantener la prerrogativa de derecho que amarrara a Cuba, si no con una ley como esta?
  • Siempre hay que reiterar que esta es una ley para destruir la independencia de Cuba, no para otra cosa.
  • Helm cuenta, asimismo, con Dan Burton, un representante que si bien especialista en el juego y al decir del propio Clinton “un payaso”, no precisamente por haber anunciado la necesidad del bloqueo marítimo a Bolivia, recibía muchos fondos de la Florida y estaba comprometido con la misma extrema derecha de la que se ha hablado y éste “contrata” los servicios de Roger Noriega, que ya hilvanaba su carrera y de triste recordación por su accionar injerencista en América Latina. Éste personaje acoge la ley sin mirarla y la hace suya en la Cámara.
  • Es una ley, por ello, arribista, porque se construyó sobre los intereses puntuales de diferentes personas, tan es así que Clinton, a pesar de que no la quería aprobar -cuando citaban al Congreso a sus asesores y secretarios para que explicaran las razones del rechazo, los argumentos eran contundentes: ello podría afectar los propios intereses de Estados Unidos y sus aliados, era injerencista, contra principios legales internacionales, etc.,- lo hizo a partir de dos circunstancias que se unieron.
  • Una fue el incidente famoso con los aviones de Hermanos al Rescate en 1996, que se constituyó en el pretexto perfecto para que Clinton aprovechara y diera su espaldarazo a esa extrema derecha y a los sentimientos más pueriles de aquella emigración todavía copada por el mensaje más contrarrevolucionario y aprobara la ley con franco tinte electoralista, como lo aceptó en su propia auto biografía.
  • La otra fue que en 1996 habían elecciones generales y necesitaba ganar la Florida, por lo, con aquellos vientos, unos años después el demócrata tuvo un pretexto perfecto, que le permitió cumplir con la causa real de aprovechar esa circunstancia para sus intereses.
  • Hay que recordar que la Ley Torricelli, el primer gran golpazo del bloqueo en ese período, se aprobó por Clinton, que era candidato en ese entonces por el Partido Demócrata y apoyó su aprobación, con lo que el candidato por el Partido republicano y presidente en ese entonces George H. Bush no tuvo más remedio que rubricarla para “no estar más a la izquierda de aquel”.

Después de esta explicación, el presidente de la Unhic en Sancti Spíritus y presidente de este panel retomó la palabra para tratar de enrumbar el tema sobre los efectos reales que puede tener esta ley en la práctica de ahora mismo, considerando que esa es una de las principales preocupaciones expresadas en los estudios previos sobre esta ley, lo que se acentúa por la situación real y actual de la economía cubana, a lo que se contestó de dos maneras diferentes.

  • El jurista aseguró que a pesar de que se divulguen las garantías de Cuba para los inversionistas extranjeros y de que existe una ley que prohíbe en Cuba que cualquier decisión sobre el título III de la ley tenga su expresión, siempre habrá inversionistas que tengan temor en invertir en Cuba. Ese es uno de los objetivos de la ley, desestimular la inversión extranjera y en determinado grado se va a cumplir.
  • Acentuó que el problema es subjetivo, pues nunca se conocerán cuántas personas habrían invertido en Cuba si no se hubiera aplicado el título III, ahora con respecto a la esencia, la ley no busca que se devuelvan las propiedades, sino que se pague por las expropiaciones por una cifra que siempre va a ser muy alta.
  • Aseguró que es imposible que se aplique la ley en Cuba, en la Unión Europeo, México o Canadá, porque tendrían que violentar las leyes antídotos ya aprobadas en esos lugares y con respecto a si las demandas serían aceptadas en Estados Unidos sería aventurarnos, porque allí los jueces sustentan muy bien las sentencias sobre los medios de prueba que se aporten y sobre los precedentes establecidos y en este caso sería sobre confiscación, nacionalización y demás que como ya hemos visto aquí en todos los casos precedente han respetado la teoría que permite a los Estados hacer estos procesos sin que ninguno ajeno pueda interferir en ello.

William, sin embargo, -aprovechando una pregunta del Doctor Reigosa, acentuó:

  • Bajo ningún concepto, uno puede parapetarse y dejar de trabajar y vivir porque exista esta ley y esa es la esencia de por qué estamos aquí, pero siempre digo que hay que tener cuidado con esas posiciones: el gobierno de Estados Unidos, y lo hace frecuentemente, sanciona a empresas de distintos países, por ejemplo de Alemania y le impone una multa de 9 mil millones de dólares y la empresa se queda calladita y paga y cualquier otro banco al que se dirige Cuba para hacer sus tramitaciones financieras, se niega a trabajar con ella.
  • Entonces sí afecta, sí va afectar y sí puede afectar: la batalla hay que desarrollarla y asumirla desde esos dos ángulos: vamos a seguir trabajando, vamos a seguir formando gente y vamos a seguir haciendo lo que comúnmente hacemos, pero al mismo tiempo hay que estar seguros que la aplicación del título III sí va a afectar de un modo u otro. No por gusto ya se toman medidas de reorganización en diferentes instancias.
  • Tiene que haber una preparación. Aquí no puede asumirse que no va a pasar nada y no estar preparándose para diferentes circunstancias, eso no puede funcionar en Cuba, porque entonces estaríamos haciendo mál las cosas. En todos los niveles de dirección, en todos los ministerios, en todos los lugares tienen que plantearse qué hacer y cómo hacerlo y cuáles serían las alternativas para que siga funcionando mí sector, mí lugar, mí ministerio, mí aula.
  • Entonces ni una cosa ni otra. Creo que lo que dice el jurista es absolutamente correcto desde el punto de vista legal y técnico, pero igualmente debemos ver la otra cara de la moneda. Todos deberíamos preguntarnos por qué ahora se instituye este título III, por qué ahora precisamente se abre esta Caja de Pandora.

El presidente del Panel Doctor Ramón Reigosa Lorenzo insistió, finalmente –concluyendo con la presentación temática del Panel-, en que esas y otras preguntas hay que contestarlas en todos los lugares, en los pueblos, en la comunidad, en los barrios; pues la forma en que nosotros sabemos defendernos mejor: darle la palabra al pueblo, que el pueblo sea el protagonista y que el mundo sepa que la mayoría del pueblo cubano está en contra de la ley y que la unidad de ese pueblo será vital para enfrentar esa ley.

Después hubo un intercambio con el auditorio, provechoso y diverso, acordándose, por demás la necesidad de abrir ese foro de debate en la propia universidad y que se extendiera por toda ella una historia de todo este proceso que, apenas mencionadas alguna de sus puntas, deberían conocer las nuevas generaciones para que puedan entender mejor las bases históricas, económicas e ideológicas que sustentan determinadas posiciones que son las mismas de 1960, 1996 y de hoy, en qué circunstancias nació esa ley, a qué respondió ayer y a qué intereses hoy está tributando.

William Luncast, 20 de mayo de 2019

Williamluncast/William Luncast/William Luna Castro/Guillermo Luna Castro/Paripé/Unión de historiadores de Cuba –Unhic-/Universidad José Martí de Sancti Spíritus –Uniss-

 

 

 

Link o páginas donde se reflejó el hecho:

Prensa Latina

https://www.prensa-latina.cu/index.php?o=rn&id=277972&SEO=universitarios-cubanos-condenan-la-llamada-ley-de-la-esclavitud

Periódico Escambray

http://www.escambray.cu/2019/universitarios-de-sancti-spiritus-condenan-aplicacion-de-titulo-iii-de-la-ley-helms-burton/

Radio Sancti Spíritus:

http://www.radiosanctispiritus.cu/es/2019/05/universitarios-espirituanos-rechazan-activacion-del-titulo-iii-de-la-ley-helms-burton/

Universidad de Sancti Spíritus José Martí Pérez

http://www.uniss.edu.cu/index.php/2019/05/20/efectuada-en-la-uniss-audiencia-publica-contra-la-ley-Helms-Burton/

Blog: CubaEstrellaQueIlumina

http://davidson.cubava.cu/2019/05/22/efectuada-en-la-universidad-de-sancti-spiritus-uniss-audiencia-publica-contra-la-ley-Helms-Burton/

 

 

[1] Nota del autor

[2] Ibídem

[3] Ibídem

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s